Buscar en

El blog de Asset Guardian

Su fuente de referencia para todas las tendencias globales de EAM y CMMS, consejos y opiniones de los profesionales del sector.

Programas de inspección: Impactos en el mantenimiento preventivo y el mantenimiento predictivo

25 de febrero de 2021

Existen varias técnicas y programas de inspección para detectar defectos y prevenir o predecir averías y fallos. Andy Page, director del grupo de formación de Allied Reliability, escribió un interesante artículotitulado "Mantenimiento preventivo frente a mantenimiento predictivo" que trata este tema.

" Durante algún tiempo, ha existido una considerable confusión sobre la forma adecuada de inspeccionar la presencia de un determinado modo de fallo. ¿Debo realizar algún tipo de inspección sensorial? ¿Debo realizar algún tipo de inspección cuantitativa? ¿Debo aplicar una o más tecnologías de control de estado? ¿Debo aplicar alguna combinación de estas técnicas para maximizar la probabilidad condicional de encontrar el defecto?

Básicamente, ¿cómo identifico la presencia de un defecto de forma que se maximice el tiempo que tiene mi departamento de planificación para desarrollar de forma efectiva y eficaz los procedimientos de trabajo, pedir las piezas y programar y completar el trabajo antes de que la probabilidad condicional de fallo sea demasiado alta? Una explicación de los tipos de inspecciones y de cómo se complementan entre sí contribuye en gran medida a aclarar cuáles son las más adecuadas.

Inspecciones sensoriales

Las inspecciones sensoriales se han considerado durante mucho tiempo la columna vertebral de cualquier programa de inspección adecuado. Se creía que enviar a alguien a inspeccionar los problemas de la maquinaria con la suficiente frecuencia permitiría identificar los defectos con tiempo suficiente para mitigar eficazmente los tiempos de inactividad no planificados. El inspector utilizaría la vista, el sonido y el tacto para determinar si algo ha cambiado desde la última inspección. Cualquier cambio sería registrado, notificado e investigado por un artesano en la siguiente parada programada.

Aunque enviar a alguien a realizar inspecciones tiene muchas ventajas, esta estrategia tiene tantos agujeros que nunca debería considerarse la columna vertebral del programa de inspección. Las inspecciones sensoriales normalmente sólo identifican los problemas más obvios y drásticos. Es prácticamente imposible que una inspección sensorial identifique los primeros defectos internos de las máquinas.

Las inspecciones sensoriales mejoradas llenan esa zona gris. Son tanto una inspección sensorial como una medición cuantitativa con características de control de estado. Estas inspecciones utilizan instrumentos como radiómetros puntuales, luces estroboscópicas, bolígrafos manuales de vibración y simples medidores de ultrasonidos para detectar los defectos más arriba en la curva P-F. Aunque estas herramientas multiplican el poder de los sentidos humanos, tienen su límite. Estas sencillas herramientas permiten detectar diferentes modos de fallo, pero no deben sustituir a un programa completo de control de estado.

Inspecciones cuantitativas

Las inspecciones cuantitativas pueden proporcionar información útil cuando se trata de generar datos para establecer tendencias y determinar la vida característica de un modo de fallo. Las inspecciones cuantitativas requieren que alguien mida algo. Entre las inspecciones cuantitativas más comunes se encuentran la medición de la temperatura de una junta en una bomba o la medición de la holgura de la placa posterior en el impulsor de una bomba. Estas mediciones proporcionan datos al planificador y al ingeniero y ayudan a determinar la necesidad de nuevas acciones de mantenimiento.

Cuando se diseña correctamente, un procedimiento de inspección cuantitativa detalla los límites y las mediciones típicas esperadas. Cualquier inspección que requiera que alguien mida algo debe tener los valores mínimos, máximos y típicos, con tareas condicionales definidas para cuando se superen los límites. Pero una inspección cuantitativa realizada con la frecuencia adecuada rara vez tendrá una medición que supere los límites.

Control de las condiciones

La monitorización de la condición, también conocida como mantenimiento predictivo (PdM), es la aplicación de tecnologías de monitorización basadas en la condición, el control estadístico de procesos o el rendimiento de los equipos con el fin de detectar y eliminar a tiempo los defectos de los equipos que podrían provocar paradas no planificadas o gastos innecesarios. Y, por lo general, debe realizarse mientras el equipo está en funcionamiento normal, con poca o ninguna interrupción del proceso. El objetivo de estas herramientas (análisis de vibraciones, termografía de infrarrojos, análisis de circuitos de motor, etc.) es encontrar defectos que no se pueden encontrar con los métodos de inspección disponibles anteriormente, concretamente mientras la máquina está en funcionamiento normal.

Aprovechar la tecnología disponible permite evaluar con precisión el estado de las piezas y la presencia de defectos hasta ahora imposibles de detectar. Un ejemplo de la ventaja que tienen estas herramientas en el ámbito de las inspecciones cuantitativas o sensoriales es el uso del análisis de vibraciones para determinar la presencia de un defecto en un rodamiento. Anteriormente, los mecánicos y los montadores confiaban en las "comprobaciones de elevación" para determinar la cantidad de holgura de un rodamiento. Desgraciadamente, esta técnica sólo es válida para los defectos de los rodamientos que han provocado la eliminación de material de las pistas de rodadura del rodamiento; este rodamiento estaría muy mal para tener milésimas de pulgada de juego en él. La fatiga sub-superficial se ve fácilmente con el análisis de vibraciones y en este punto de la propagación del fallo no se ha producido la eliminación de material de las pistas de rodadura. Este es el ejemplo más común de las ventajas de las tecnologías de monitorización de estado.

En resumen, hay diferentes tipos de técnicas de inspección de defectos que pueden aplicarse a una máquina, y cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. Sin embargo, estas técnicas no son necesariamente sustitutas exactas unas de otras. Cada una de ellas determina la presencia del defecto en distintos puntos de la curva P-F y, por consiguiente, cada una de ellas da a la función de planificación distintos plazos para responder al defecto.

Un análisis de modos de fallo, efectos y criticidad (FMECA) puede ayudarle a determinar qué técnicas de inspección deben aplicarse, con qué frecuencia y con qué grado de redundancia. Recuerde que el truco está en equilibrar el riesgo con el rigor. El riesgo que está dispuesto a asumir con un determinado modo de fallo, junto con la cantidad que está dispuesto a pagar por la inspección, determina la estrategia adecuada.

Andy Page es el director del grupo de formación de Allied Reliability, que ofrece formación en temas de ingeniería de la fiabilidad, como el análisis de la causa raíz, el mantenimiento centrado en la fiabilidad y la supervisión integrada del estado. Ha pasado 15 años en el campo del mantenimiento y la fiabilidad, ocupando puestos clave en Noranda Aluminum (ingeniero de mantenimiento) y Martin Marietta Aggregates (director de fiabilidad de activos). Andy tiene un título de ingeniería de Tennessee Tech y es un profesional certificado en mantenimiento y fiabilidad (CMRP) a través de la Sociedad de Profesionales de Mantenimiento y Fiabilidad (SMRP)".

Agradecemos a Reliableplant.com que nos autorizó a publicar este valioso artículo.

Para más información, contacto con nosotros.

Suscríbase a nuestro blog.

Manténgase al día con las últimas tendencias de mantenimiento de activos, consejos, noticias del sector y actualizaciones.

Compartir esta entrada

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Ir arriba